Un rincón para pensar

Junto al “estudio”, esa diminuta habitación donde trabajo, hay una pequeña terraza que da a una calle bastante concurrida y desde la que me gusta observar a los transeúntes y pensar. Casi siempre, mi gato Mofli se asoma conmigo y los dos estamos deseando que se vaya el frío y llegue ya la primavera para desayunar y merendar en ella. Hace poco, además la he adecentado un poco. Me traje de casa de mi abuela dos viejas mecedoras de caña con más de treinta años que ella no quería. Están como nuevas y son comodísimas. Aunque no queda mucho espacio, sí hay el suficiente para dejar la mesa de centro de cristal y colocar además una mesita auxiliar. Esta mesita la pinté del color de las paredes, pero a pesar de todo, se ha ido estropeando un poco. Por eso le he comprado en Casa dos caminos de mesa con motivos urbanos que he colocado cruzados a modo de mantel y a juego con los cojines de las mecedoras. Para terminar, le he colocado en el centro un florero hecho con una botella de agua de cristal reciclado, que he decorado con papel y unas florecillas.

 

¡Ahora ya tengo un pequeño y precioso rincón para pensar!

rincon-para-pensar-1 rincon-para-pensar-2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: